jueves, 6 de octubre de 2011

Ellas.

No me hace falta mirarlas para saber que están pensando. Puedo sentirlo, ellas simplemente forman parte de mi, de mi yo interno, son mas que yo. Juntas, somos mas que todo, mas que eso, mas que un siempre que es como un si que nunca acaba. Ellas me llenan de alegria, de risas, cuando me siento mal. Ellas, gastan bromas como cualquiera, pero sus bromas son especiales. Ellas echan piropos de la manera mas sensata y mejor que te puedas echar a la cara, y te tienes que reir, porque es mirarlas y sentir que se para el mundo. A mi no me hace falta nada mas, y hablo en serio, porque lo saben todo de mi, no tengo por qué ocultarles nada, nos entendemos a la perfección y quizás sea por eso por lo que jamás me arrepentiria de haberlas conocido. De una tarde lluviosa, con el cielo completamente negro y cargado de nubes, juntas sacamos una tarde en casa de alguna comiendo palomitas yviendo una peli romántica, de la cual salimos todas llorando. Y eso se queda en un gran recuerdo. Cada una me ha enseñado una cosa, y un beso cuando lo necesitas, un "maxi-abrazo" cuando saben que lo necesitas. Quizás una mirada cargada de ironías que llevan al contagio de risa incontrolable, de quedarnos sin respiración, de pegar golpes y de no parar. Empezar escuchando canciones "canis" de las que nos reimos al principio y despues nos terminan gustando, tanto, que la cantamos a todas horas.
Estoy segura que no quiero mas, que con ellas tengo mas que suficiente, tan segura
que son la puta razón de mi sonrisa.




No hay comentarios:

Publicar un comentario