viernes, 30 de marzo de 2012

Came the day

Llegó el día de sonreír por cualquier cosa, de reírme de todo lo que me haga gracia, de llorar solo de alegría, de salír de fiesta los sábados, de los botellónes despúes de clase, de fumar lo que me apetezca y donde me apetezca, de hablar con quien quiera, de gritar en la calle, en casa, y en clase, de bailar hasta que me duelan los pies, de besar hasta desgastarme los labios, de cantar hasta quedarme sin voz, de enamorarme de la primera persona que pase, de saltar lo más alto que pueda, ni más ni menos, solo hasta donde llegue, de beberme una botella de vozka negro yo sola, de vestirme de mil colores, como yo quiera, de ser quien soy, de mirarte y ser felíz, no sufrir, de pensar en tí y que no me haga daño, de decirte lo que siento, de mirarte a los ojos y no tener miedo de que me descubras, de abrazarte, de besarte, de acariciarte, de quererte todavía mas, de dormir contigo todas las noches, de sentir tu respiración en mi espalda, de ser el dueño de cada suspiro que salga de tu boca, de querer a mis amigos, de valorarlos como se merecen, de pasarmelo bien, de disfrutar, de no callarme, de vacilar, de reventar la cabeza al subnormal que tenga cojones a dicr algo de mí, de ser quien de verdad soy, no quien los demas quieren que sea, de ser realmente felíz, y... solo te digo una cosa, lo seré, contigo o sin tí.



No hay comentarios:

Publicar un comentario