viernes, 30 de marzo de 2012

Imán

Como un puto imán, siempre me atrae lo difícil, lo más improbable, casi lo imposible. Me atraen los imbéciles que en realidad no lo son, que tienen un corazón enorme pero que darían todo lo que tienen para que nadie lo sepa. Me atraen los insustituibles, los que son imposibles de encontrar dos veces. Me atraen los polos opuestos. Me atraen el blanco y el negro. Y por alguna extraña razón no me atraen los de 1.80, ni los rubios, ni los de ojos azules. Me atraen las personas simples, que contrastan con este estúpido planeta.


No hay comentarios:

Publicar un comentario