jueves, 11 de octubre de 2012

Quiéreme ahora u olvidémonos para siempre

Antes de nada te pido perdón. Perdón por todos mis berrinches, por mis celos, por mis tonterías, mis enfados sin sentido. Perdón por ser tan posesiva y quererte para mí. Perdona por no haberte mentido jamás y haberte entregado todo. Gracias, por hacer de mis noches en vela: las mejores noches. Por sacarme las sonrisas más bonitas detrás de una lágrima. Por escucharme cuando nadie más lo hacía. Gracias por creerme capaz de conseguir cualquier cosa, por hacer que creyera en mí. Por hacerme sentir el amor, la alegría, la tristeza, el añoro, la esperanza. Por hacerme vivir de ilusiones porque de eso se vive ¿no?. Pero te maldigo. Te maldigo por enseñarme a poner punto y seguido donde quizá hizo falta un final. Por poner tantas comas en esta nuestra historia. Por hacer tantas pausas. Por escribir tantísimas estrofas, las más felices, de escasos renglones. Perdóname, si no supe quererte. Si no fui lo que querías o quizá lo que necesitabas. Perdóname si alguna vez te saqué una lágrima. Perdóname si no supe darte lo que merecías o no supe adaptarme a tu entorno. Perdóname si alguna vez quisiste odiarme y no lo conseguiste. Quizá es hora de poner ese punto y final a esta historia tan intensa. Y créeme que me duele el alma, que me duele la vida misma de quererte y no tenerte, de perderte. Estremecerme cuando las yemas de tus dedos recorren mi cuerpo. Que me duele el aire que huele a ti. Y no es cosa mía este punto y final: por desgracia, es tu decisión. Soy yo la que se va, pero porque estoy cansada de repetir una y otra vez el mismo párrafo de esta historia. Te prometí no rendirme nunca, te dije que era de las que luchaban hasta el final, te dije que todo lo que me proponía lo lograba. Tómatelo como un 'no me he rendido, me he cansado'. Esta vez la razón le ha ganado al corazón, y esperemos que por mucho tiempo. Te toca jugar. Yo ya he movido ficha. Quiéreme ahora u olvidémonos para siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario